Comunicado de la candidatura para la Delegación de Alumnos de Filología “Por una Universidad pública, gratuita, laica y democrática” dirigido a todos los profesores de nuestra facultad

1. Consideramos que los profesores y los alumnos no vivimos en dos mundos separados, sino que formamos parte de la misma comunidad universitaria. Por eso nos parece necesario informar de los graves sucesos que se vienen produciendo en la Facultad de Filología desde hace unos meses.

2. Cuando empezó el curso, Roberto Mérida, Manuel Muñoz Navarrete y Ángel Velasco, que en un principio ni siquiera se conocían, preocupados por lo que suponen los Planes de Bolonia, vieron la posibilidad de entrar en la Delegación de Alumnos y de colaborar en la creación de un Grupo de Trabajo sobre el asunto.

3. Cristóbal Álvarez, el delegado saliente, les animó a entrar en su candidatura, haciendo alusión a su pluralidad y tolerancia. Más tarde, expulsó a Roberto con el pretexto de un exabrupto de éste durante una asamblea (en la que, además, denunció el carácter de la actual delegación, lo que fue sin duda mucho más determinante que su exceso en las formas), a pesar de que pidió perdón y prometió que no volvería a suceder.

4. Un día antes de que terminara el plazo para presentar otras candidaturas, Manuel llamó a Cristóbal preocupado porque no le había dejado firmar todavía en la lista para delegación. Cristóbal le citó y le dijo que el decano le había persuadido de que los Planes de Bolonia no son tan malos y de que eran además una realidad contra la que no se podía luchar, por lo que Manuel estaba también fuera de la lista. Cristóbal le reconoció que lo que estaba haciendo estaba muy mal, pero afirmó que “tenía que hacerlo”.

5. A Ángel Velasco, por su parte, Cristóbal le quitó las ganas de entrar en la Delegación diciéndole que el papel de la misma era tratar de que los Planes de Bolonia fueran implantados en Sevilla “de la manera menos traumática posible”, aun cuando la función de una Delegación de Alumnos es otra completamente distinta: representar a los alumnos y cumplir el mandato de su asamblea.

6. Al día siguiente, en una asamblea de alumnos de 150 personas, Manuel Muñoz Navarrete pronunció las siguientes palabras:

Por si el proceso de Bolonia fuera poco deprimente, los alumnos de Filología tenemos otro problema que atañe a la Delegación.

Desde que empezó el curso, decidí entrar en la Delegación. Cristóbal, aun conociendo mi posición sobre los Planes de Bolonia, decía que se alegraba de que yo entrara-

Incluso estuve en Delegación, ayudándole con toda mi buena fe a elaborar cartas, listas y a pegar carteles.

Pero entonces Rebeca y él se reunieron con el decano, y de pronto la postura hacia mí cambió. Ayer, cuando ya casi ni quedaba tiempo para reaccionar, me comunicaron (ellos que tanto presumen de pluralismo y tolerancia) que estoy fuera de la lista por el mero hecho de no ser partidario de los nuevos planes educativos.

No pueden, como en el caso de Roberto, usar el pretexto de que yo haya cometido ningún exabrupto o falta de respeto en ningún momento. Cristóbal reconoce abiertamente que tienen una alianza con el decano y que alguien contrario a Bolonia y el decreto no tiene sitio en su lista para delegación.

La actual delegación, por tanto, no mantiene una independencia de los órganos directivos ni representa a los alumnos, sino al decano.

Tampoco respeta el mandato de asamblea establecido en el Artículo 104 del Estatuto de la Universidad de Sevilla, pues establece su posición ante el Decreto y Bolonia en una reunión con el decano, en vez de en la asamblea de hoy.

Por ello se hace necesario que quienes defendemos las becas, la Universidad pública y rechazamos el aumento de las tasas propongamos una lista alternativa para la Delegación de Alumnos.

Me siento traicionado y dolido, pero confío en que la dignidad, la justicia y el sentido común se acaben imponiendo sobre la deshonestidad, el arribismo y la intolerancia. Gracias.

7. Cristóbal, apenas doce horas después de contarle todo aquello a Manuel, lo negó en público de la manera más obscena (y además fue incapaz de contestar cuando Manuel le preguntó repetidas veces por qué no le avisó antes), pero así nació la candidatura “Por una Universidad pública, gratuita, laica y democrática”, a la que se unieron Roberto Mérida, Ángel Velasco y 12 personas más indignadas por la situación, que fueron rápidamente a firmar.

8. Esta candidatura fue presentada con muchas prisas, a media hora de que se acabara el plazo. Aparte, al final de esta asamblea se votó la posición de la Asamblea de alumnos de Filología ante los Planes de Bolonia y el Real Decreto, saliendo 124 votos para el NO y 1 solo para el sí (además de 3 en blanco), por no hablar de los abucheos para Cristóbal y los aplausos para los compañeros de nuestra candidatura.

9. Al día siguiente, en Junta de Facultad, Rebeca anunció que iba a impugnar la votación del 124 contra 1 porque, según ella, había votado gente de Historia (¿quién puede creerse que si hubieran visto eso habrían dejado proseguir la votación?) y porque varios profesores de la Plataforma de Profesores por el Conocimiento que hablaron durante la asamblea “nos habían manipulado y dirigido” (y me consta que esto causó indignación entre más de un profesor).

10. En otra asamblea Cristóbal leyó las dos candidaturas que había para Delegación de Alumnos, incluyendo la nuestra. Me llamó por teléfono y no me dijo nada; y cuando le pregunté por el asunto de la financiación de la campaña electoral escurrió el bulto diciendo que “ya me lo explicaría”.

11. Entonces nos llegó una cita de la Comisión Electoral del CADUS y varios de nuestros candidatos se personaron en el Pabellón de Uruguay. Nos dijeron que Cristóbal Álvarez había impugnado nuestra candidatura porque Juan Pablo Amoscótegui (uno de nuestros candidatos) no figuraba en el censo. Fue nombre por nombre hasta encontrar el defecto (denunció también una coma mal puesta que se nos coló con las prisas). La Comisión electoral dio trámite a la impugnación de Cristóbal y, en lugar de excluir al candidato en concreto, excluyó a toda la candidatura, por lo que este año no habrá elecciones a Delegación de Alumnos, siendo Cristóbal Álvarez proclamado directamente en el puesto.

12. Esto es aún más sangrante cuando una profesora denunció públicamente que Cristóbal está recibiendo una beca especial por adaptar los Planes de Bolonia a Sevilla, lo cual explica a su vez muchas cosas.

13. Ayudados de un abogado, presentamos esta contraimpugnación:

Sevilla, 5 de diciembre de 2007

A/A Junta Electoral General

Universidad de Sevilla

EXPONE

 

Que habiendo sido impugnada la candidatura colegiada para la Delegación de Alumnos de la Facultad de Filología “En defensa de una Universidad pública, gratuita, laica y democrática” por un error meramente administrativo, debe ser aclarado que dicho defecto, aparte de no intencionado, es perfectamente subsanable.

Que sólo debe ser imputado a la persona que incurre en la no elegibilidad, máxime teniendo en cuenta que el resto de los candidatos desconocíamos absolutamente la circunstancia que motivó la impugnación.

Que el vicio de uno, por tanto, no debe arrastrar a los demás, debiendo primar el derecho a participar en los procesos electorales.

Que Juan Pablo Amoscótegui es un estudiante que acude a sus clases cada día, y no alguien ajeno a la Universidad, como pueden atestiguar numerosos profesores y alumnos, por lo que hay que buscar la causa en un simple problema con la Secretaría.

Que no existen motivos para pensar en un acto de mala fe por nuestra parte, al hacerlo innecesario el hecho de que hubiésemos otros catorce candidatos perfectamente matriculados, tratándose por lo tanto de un error involuntario.

Que la pluralidad democrática en los órganos de representación universitaria es un pilar básico para la concordia y el bienestar de la comunidad universitaria, sobre todo cuando está siendo excluida la candidatura que más énfasis hacía en las ideas progresistas y democráticas.

SOLICITA

 

Que Juan Pablo Amoscótegui sea individualmente excluido del proceso pero no así la totalidad de la candidatura colegiada “En defensa de una Universidad pública, gratuita, laica y democrática”, formada por catorce candidatos más.

Que, en su defecto, el plazo para la presentación de candidaturas sea ampliado o vuelva a iniciarse el proceso para la elección de la Delegación de alumnos.

14. Emitimos, parafraseando a Luis Cernuda, este triste comunicado llamado “Golpe de Estado en Filología”:

Estimados compañeros:

Un delegado sin razón, adoctrinado desde antiguo en creer que la justicia de soberbia adolece, predestinado estaba a acabar adorando las cadenas,

y a que ese culto obsceno nos condujera adonde hoy nos encontramos: sin libertad, ni alegría, ni pensamiento.

Si seguimos con esto, seguimos porque no podemos hacer otra cosa. Porque de entre todas las bejaciones que desde que esto empezó Cristóbal haya puesto sobre nosotros, ésta ha sido sin duda la más dura.

Si los trámites del delegado prosperan, este año habrá una candidatura única para la delegación, y la lista alternativa será anulada por un error material, por un simple fallo técnico que avergonzaría al más puntilloso de los burócratas.

No llamamos a aquellos que fueran a votarnos, sino a todos aquellos que crean en la democracia. A todos aquellos que crean en el derecho a presentar otra lista para delegación que no sea la de Cristóbal Álvarez.

La dignidad siempre obtiene revancha de quienes la negaron. La historia de nuestra facultad está siendo actuada por enemigos enconados de la dignidad.

De ahí la injusticia de la delegación, llegada al paroxismo, estúpida y cruel como el propio Cristóbal.

Con paso firme se pasea la injusticia. Los opresores se disponen a dominar otro año más.

Pero ¿quién podrá contener a los estudiantes cuando conozcan su condición, su imposibilidad de elegir a sus representantes en elecciones libres?

¿A quién representará este Gollum aferrado a “su delegación”?

¿Qué más habrá que hacer para echarlo?

Hemos estado hablando con un abogado, que nos ha proporcionado instrucciones.

A primera hora, mañana, solicitaremos una entrevista con el decano, para las 12 aproximadamente -si le fuera posible.

Os pido a todos que vengáis con nosotros a decirle al decano que como el día de las elecciones no haya dos listas para votar, este año no habrá paz social en la Universidad.

A luchar. Saludos a todos.

15. Rodrigo habló con la Junta electoral de Filología para que se ampliara el plazo para presentar candidaturas a los distintos órganos de representación de los estudiantes, pero se lo denegaron empleando exactamente las mismas palabras de Cristóbal: que el cartel donde aparecían las fechas estaba lo bastante clarito y bien visible.

16. La situación es desesperante. Hagamos lo que hagamos, es imposible para el alumnado derribar la actual Delegación de Alumnos y escoger libremente la opción que deseemos. Siempre surge alguno de los aparatos de la facultad para reprimirnos, lo que nos lleva a pensar que aquí todo está atado y bien atado.

17. Estamos recogiendo firmas siguiendo el procedimiento que nos indicaron nuestros abogados
Los abajo firmantes, alumnos de la Facultad de Filología, solicitamos a la Comisión Electoral del CADUS, según el procedimiento de revocación que figura en el Título Sexto, Artículo 25 del Reglamento de Elecciones a Representantes de los Estudiantes de la Universidad de Sevilla, la revocación de la Delegación de Alumnos de la Facultad de Filología, por los siguientes motivos:

1) falta de transparencia en su gestión;

2) falta de tolerancia, juego limpio y espíritu democrático durante el proceso de elecciones a Delegación;

3) métodos excesivamente burocráticos de gestión.

18. No obstante, tenemos miedo de que después de todo el trabajo que va a suponer recoger las firmas necesarias para la derogación (10% del censo) ellos busquen otra triquiñuela legal para que todo siga igual. De ser así, la situación será grave, máxime teniendo en cuenta que, por mandato de asamblea, se decidió que la potestad para declarar huelgas ya no es de le Delegación de Alumnos, sino del Grupo de Trabajo contra Bolonia.

19. Por no hablar de lo encendidos que están los ánimos en los pasillo de la Universidad (como demuestran el paro y la manifestación previstos para el día 12) y del rechazo generalizado de la figura de Cristóbal y de la Delegación de alumnos.

20. Después de tantas humillaciones, estamos dispuestos a luchar por la democracia por todos los medios, y dispuestos a ir a la huelga, al encierro y a lo que sea preciso hasta que esta situación sea normalizada.

21. Esperamos contar con la solidaridad de todos los profesores, de igual modo que hemos contado con la solidaridad de la Plataforma de Profesores por el Conocimiento.

Gracias por la atención,

   CANDIDATURA POR UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA, GRATUITA, LAICA Y DEMOCRÁTICA

Anuncios

~ por noabolonia en diciembre 10, 2007.

 
A %d blogueros les gusta esto: