Valencia contra el Plan Bolonia

Voy a dar un dato que seguramente sorprenderá. Por dos motivos: porque casa mal con los supuestos hábitos de la “generación botellón”, inactiva, conformista y resignada, y porque los medios de comunicación no le han ofrecido, saltará a la vista, el espacio que debieran. Vamos a ello: a fecha de hoy, la Universidad de Valencia casi en pleno se halla ocupada por estudiantes. Como suena: vivimos allí, dormimos allí. La facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación dio el pistoletazo de salida, encerrándose el pasado 13 de octubre; las siguientes semanas, la mecha fue prendiendo hasta alcanzar el resto de facultades: Geografía e Historia, Filología, Comuniación y Traducción, el campus de Burjassot (Ciencias) y el campus de Tarongers (Derecho, Sociología, Economía, etc….). Y este lunes, si el tiempo acompaña y las autoridades lo permiten, se unen Medicina y Psicología. ¿Sorprendente, verdad? ¿Cómo es posible que una reivindicación tan inhabitual – yo diría histórica: no tengo noticia de encierros tan generalizados y masivos en las últimas décadas – haya pasado tan desapercibida? Pues la respuesta se evidencia si preguntamos a los estudiantes por los motivos que les han llevado a coger sus colchones y a plantarse en sus facultades: el polémico y desconocido Proceso de Bolonia en materia de educación superior. Y es que – no voy a insistir en ello: mucho se ha escrito en esta web y muy poco en otros medios – han tomado conciencia de lo que está en juego: la enseñanza pública tal y como Europa la ha concebido los últimos siglos. Y decir alto y claro tal verdad incomoda a quienes, desde todos los frentes imaginables, hacen campaña por el capitalismo más salvaje y depredador.

Escribo estas líneas principalmente para promocionar este movimiento y dar cuenta de las acciones emprendidas. Porque no es el nuestro un absurdo encierro sin estrategia ni objetivos, encorsetado bajo un utópico e idealista “no a Bolonia”. Aunque el No a Bolonia sea el objetivo último, conseguirlo pasa por una serie de episodios más factibles y posibilistas; la paralización del proceso – que por cierto, entraría en la legalidad: hasta el 2010 no hay obligación de abordarlo, de forma que en teoría podría quedar un año de debate y redefinición – viene dirigida por una hoja de ruta que los estudiantes tienen bien aprendida.

En primer lugar, nos dirigimos a nuestro superior inmediato. Aun a sabiendas de que lo que atañe a educación depende, en última instancia, del Ministerio, somos conscientes del poder e influencia de los rectores. Así pues, a ellos nos dirigimos. Al nuestro le pedimos concretamente tres cosas: 1) Un debate público con estudiantes, profesores y medios de comuniación 2) Que en ese debate se posicione respecto del Plan de Bolonia 3) La organización y financiación de un referéndum vinculante dirigido a la comunidad universitaria (profesores, alumnos y P.A.S.), cuyo resultado debe defender el rector como posición institucional. Nada más y nada menos: queremos acabar con la desinformación masiva que ha caracterizado a la reforma: de ahí el debate público. Queremos que, por primera vez, se cuente con todos nosotros para implantar el nuevo Plan: de ahí el referéndum, con cuyos datos podremos dirigirnos a quien corresponda.

Y de momento vamos bien: gracias a un encierro de una noche que realizamos el pasado miércoles 29 unos 300 alumnos de todas las asambleas constituídas, el rector no tuvo más remedio que ceder y ofrecérnoslo. Será el próximo miércoles día 5 a las 12 de la mañana en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación. Por primera vez, Francisco Tomás, rector de la UV, no podrá evitar pronunciarse.

Y no sólo eso: las manifestaciones y protestas proliferan todas las semanas. Sentadas, manifestaciones espontáneas (la última acabó con 500 alumnos dentro del rectorado), movilizaciones programadas (5 de noviembre, 13 de noviembre, 20 de noviembre…)… Valencia está al rojo vivo y los estudiantes, por primera vez en mucho tiempo, se han unido – sin siglas ni banderas – para decir no. Animo desde aquí, pues, a todos los lectores a informarse de nuestras reivindicaciones y acciones: en la web de la asamblea de filosofía – www.aefv.org – encontrarán abundante información, así como nuestro manifiesto y principales objetivos. Con Bolonia nos jugamos mucho: somos conscientes de que nuestra fuerza dependerá del número que nos siga, así que no nos míres…. ¡y traete un colchón!

Anuncios

~ por noabolonia en noviembre 4, 2008.

 
A %d blogueros les gusta esto: